Showcase Catharsis: La puerta a una nueva dimensión sonora en Guadalajara; el nicho jalisciense para la psicodelia

La necesidad está cubierta. Lo he dicho previamente acá. El nicho de la psicodelia necesitaba un buen represente en Guadalajara, y no hablo exclusivamente de una banda o proyecto musical en específico, más bien de un colectivo que fungiera como vocero de los talentos más impecables del underground de la psicodelia mexicana.

Catharsis ya funge este papel, y lo vimos notado en su showcase del pasado 16 de julio, el primero previo a la primer edición presencial del ambicioso festival. La entrada fue progresiva, y más cuidadosa que la última vez con Los Blenders; los guaridas de seguridad estaban bastante preocupados por mantener un espacio seguro en cuanto a sanidad, veían a alguien bajándose el cubreboca un poco y lo invitaban a ponérselo de nuevo.

La psicodelia llegó a Guadalajara

No es la primera vez que se de un evento del género o similar en la ciudad, porque ya se veía a Hipnosis trayendo un par de talento por acá, pero con Catharsis es un caso aparte, porque es una propuesta nacida y criada en Guadalajara, que conoce las deficiencias, necesidades y aficiones de su público, y lo supo satisfacer de maravilla.

La noche abrió con shoegaze; Fryturama comenzaba el evento con una vibra atmosférica. Sonaban bastante diferente en vivo que en las versiones de estudio. Sin embargo, el dúo presentó por primera vez en vivo su EP, El Mutante Más Lindo (2020), en una velada y show dignos de su potencial, la propuesta más llamativa a mi parecer de aquella noche.

The Polar Dream presentó una identidad ecléctica, pero misteriosa y tenue a la par. Un colectivo extenso pero necesaria en extensión para formar lo que se busca: Una banda a la que hay que prestar mucha atención para dejarse llevar al son de las guitarras influenciadas por el math-rock y los sonidos atmosféricos que bañan los teclados y demás instrumentos de aire. Místico, un set corto pero que nos dejó entrever lo efímero de nuestro ser, música sin palabras pero con la capacidad de hablar muchísimo más.

Fotos: @ferencmx / @desyfree

El post-rock es un género que poco se ha explorado en México, tanto así que, aún después de ocho años de su separación, Austin TV sigue siendo la gran referente del mismo. En discrepancia, e inspirados por esto Wohl subió al escenario del Independencia, donde no fue necesaria una sola vocal para transmitir nostalgia, enojo, amor, desesperación, pero sobre todo, esperanza.

Las chicas de Norwayy se han ganado el corazón de su ciudad natal por una sencilla razón: Simpatía. Lo-Fi y synth-pop. La combinación perfecta para marcar el contraste de todo lo misterioso y oscuro de la noche. Sin problema el set más luminoso de toda la noche, pero no hay problema con ello. La atmósfera siguió, y no se marchó en ningún momento. Una atmósfera rica, ligera y de tranquilidad.

Presentando Sentimiento Mundial (2020), Mint Field volvió a Guadalajara, demostrando nuevamente el por qué son la agrupación más relevante del actual panorama de la psicodelia en todo el país; un juego de luces y colores desbordaron entre los tres integrantes de la banda, quienes se entregaron completamente ante el furor del auditorio aquella noche.

Fotos: @ferencmx

La previa ideal

Un evento atmosférico, misterioso también abordándolo desde la perspectiva del mismo espectáculo, no de la organización. Que hay que resaltar este punto, porque en todos los eventos de Catharsis la puntualidad es una característica fundamental. Ni un minuto más ni uno menos.

La suave psicodelia del Showcase Catharsis nos transportó a un mundo dentro de nosotros mismos; una Catharsis mental, intrapersonal, de volver a comenzar, o de comenzar de cero. Quizá por eso el nombre de la promotora. Un inicio, ¿para la psicodelia en Guadalajara? Tal vez, porque este primer concierto dejó el camino cimentado para lo venidero, un camino firme y bien estructurado: Surgimiento, dirección y destino.

Fotos: @ferencmx

El naciente festival

El Showcase Catharsis abrió las puertas de la dimensión de los sonidos «raros» dentro de la capital jalisciense, no solo para proyectos nacidos acá, si no para artistas de distintas latitudes con el mismo propósito musical y sonoro. Por fin existe un espacio para el dream-pop, el shoegaze, la psicodelia, el math y post rock.

El primer avistamiento del próximo festival, que planea realizarse antes de finalizar este año. Un evento digno de su primer gran evento. Sin contratiempos, inmersivo dentro del mismo universo y temática que planteaba, además de atmosférico por la vibra constante de mostrarse enigmáticos y sombríos, pero con un toque de diversidad y añoranza.

No puedo ni imaginar lo que está por venir para el festival, y para la promotora; un proyecto ambicioso que comenzó de la mejor manera, con cinco proyectos potentes para alimentar aún más las ansias por seguir expandiendo más este universo sonoro del que apenas hemos probado la primera partecita, y venimos por más.